Sab

Resumen del libro

libro Sab

Gertrudis Gómez de Avellaneda (Camagüey, 1814-Madrid, 1873). Cuba. Era hija de un oficial de la marina española y de una cubana. Escribió novelas y dramas y fue actriz. Estudió francés y leyó mucho, sobre todo autores españoles y franceses. Tras una corta estancia en Burdeos, vivió un año en La Coruña y después en Sevilla, donde conoció a Ignacio Cepeda, con quien tuvo un romance. Por esta época ejerció el periodismo y estrenó su primer drama. Su creciente prestigio literario le permitió establecer amistad con Espronceda y Zorrilla. Poco después se casó con Pedro Sabater, quien murió tres meses más tarde. Tras un retiro conventual, la Avellaneda volvió a Madrid y, entre 1846 y 1858, estrenó al menos trece obras dramáticas. Hacia 1853 quiso entrar en la Academia Española, pero se le negó por ser mujer. En 1855 se casó con el coronel Domingo Verdugo, conocida figura política que en 1858 fue víctima de un atentado. Más tarde éste fue nombrado para un cargo oficial en Cuba. Entonces la Avellaneda dirigió en La Habana la revista Álbum cubano de lo bueno y de lo bello (1860). Su marido murió en 1863 y ella se fue a los Estados Unidos. Estuvo en Londres y París y regresó a Madrid en 1864. Durante los cuatro años siguientes vivió en Sevilla. Utilizó el seudónimo de La peregrina.

Ficha del Libro

Opciones de descarga disponibles

Si te apetece puedes conseguir una copia del libro en formato EPUB y PDF. A continuación te indicamos un listado de posibilidades de descarga disponibles:


Opinión de la crítica

POPULAR

3.6

117 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Gertrudis Gomez De Avellaneda

A continuación te presentamos otros libros de Gertrudis Gomez De Avellaneda disponibles para descargar gratis

  • Gertrudis Gomez De AvellanedaLeyendas, Novelas Y Artículos Literarios

    Excerpt from Leyendas, Novelas y Artículos Literarios: El Artista Barquero, Espatolino, Dolores Pronunciadas dichas palabras, echó a correr con tal lige reza, no obstante las violentas palpitaciones de su corazon, capaces de ahogarla que la corpulenta mulata tuvo que sudar mucho para seguirla a distancia. Era la vez primera que los dos amantes se iban a hablar de cerca - segun Nina se lo ha hecho comprender al lector en el diálogo que antecede y tenía, por tanto, la entre vista que referimos, algo de extraordinario y solemne, que no sólo sobrecogía a la doncella, sino tambien a nuestro ya